viernes, 24 de agosto de 2012

Los que aman [Infinito]


Caminamos a paso lento, tenemos la mirada puesta en el futuro, nada de lo que pasa alrededor puede cambiarnos. Sí, es cierto vamos desentonando con el mundo, ése que nos observa como si fuéramos fantasmas, pero a nosotros no nos importa porque lo que vale es el reflejo propio, visto en esos ojos que nos dicen tanto. De vez en cuando el mundo intenta comprendernos, hace una pausa y nos envidia. Pero nosotros seguimos dóciles, encantados, rodeados de una magia sublime. El mundo nos concede una tregua y de pronto se detiene al ver que nos besamos, no hay sonidos, no hay tiempo, no hay gente cuando estamos juntos. No hay olvido, no hay memoria, solo estamos nosotros, solo existimos cuando nos nombramos, no hay otra voz, otra mirada, otro abrazo que nos haga ser. La lluvia no nos moja, la costumbre no nos mata, la distancia no nos separa. Nos han llamado de mil formas, nos han dicho que esto que sentimos es pasajero, que nada dura lo suficiente para ser eternamente bueno, pero nosotros nos contemplamos con dulzura y seguimos siendo incrédulos de lo que dicen, nos aferramos a la comunión de nuestros cuerpos. El mundo podrá hablar simplemente porque tiene voz, pero a nosotros esa voz no nos toca, no nos mancha, seguimos inmaculados porque no escuchamos, porque somos sordos y solo distinguimos el sonido que produce el latir del corazón. Sí, es cierto vamos cada día desentonando más con el mundo, pero que maravillosa forma de demostrarle al universo que en él encontré mi trozo de infinito.

Con un enorme agradecimiento a la vida por celebrar hoy la llegada en el pasado de mi razón de vivir. 
¡Feliz cumpleaños a mi trozo de infinito!

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues él debe sentirse muy afortunado, eres una mujer increíble y maravillosa (yo lo sé bien), ojalá lo sepa valorar porque mereces más que nadie ser feliz.

Roberto Mina dijo...

En lo que va de mi vida, he querido mucho y sólo he amado 3 veces... Y vaya que tienes razón Libia, cuando amas es infinito.. Tiemblas cuando ves acercarse a esa persona, llegas a tartamudear, sientes un cosquilleo en el estómago, cambia tu semblante, sonríes mucho y la gente lo nota, adquieres un brillo hermoso en los ojos...

Te felicito por expresar y compartir tu sentimiento... :=) Es maravilloso!!!!

Anónimo dijo...

Bonito. Me gustó. =D
Fernando.

Anónimo dijo...

COMO SIEMPRE.... ENCUENTRAS LAS PALABRAS QUE YO NO SE PRONUNCIAR