martes, 5 de marzo de 2013

Amuletos

Hay de amuletos a amuletos, 
unos nos ayudan, 
nos protegen, 
nos acompañan,
nos dan suerte.
Hay algunos amuletos,
que nos desnudan el alma,
que se van llevando 
como un ventarrón
las máscaras de lo que no somos,
y nos recuerdan que en aquel ayer,
por lejano que parezca fuimos reales.
Amuletos a los que nos aferramos
porque ya no están sus brazos,
porque se han ido sus palabras,
porque la ausencia cala hondo.
Amuletos que tomamos con las manos
deseando que nos transportaran 
a esos abrazos que ya no nos dan.
Hay amuletos que podemos tirar al viento,
mandar al olvido, deshacernos de ellos,
pero hay otros que laten con fuerza
en el pecho de alguien 
que camina su vida sin nosotros.